De aspecto similar al plátano pero con diferencias en las cantidades de vitaminas, minerales y nutrientes que poseen. El plátano contiene mayor contenido en fibra, proteínas, potasio y fósforo que la banana.

Reduce los niveles de colesterol.

Previene calambres musculares, sobre todo a las personas que practican ejercicio físico.

Aporta energía, por lo que es una fruta excelente para niños y deportistas, o para casos de agotamiento, fatiga crónica y fibromialgia. Todo ello porque contiene fécula que aporta energía a nuestro organismo y es de lenta digestión. No se recomienda tomarlo por la noche, pues engorda. Aconsejado tomar por la mañana que nos aporta energía para todo el día. Nos sacian fácilmente sin necesidad de comer azúcares refinados o grasas de otros alimentos menos saludables.

Regula nuestro sistema nervioso y ayuda a aliviar problemas de estrés, insomnio, ansiedad, irritabilidad, etc.

Disminuye la hipertensión arterial

Reduce problemas cardiovasculares.

Tiene propiedades alcalinizantes regulando la acidez de nuestro organismo.

Regula problemas digestivos, reduce las náuseas y vómitos, ideal para mujeres embarazadas.

Fuente natural de vitaminas y minerales.

Vitaminas: C, B, E,A.

Minerales: Potasio, magnesio, fósforo, calcio, sodio, hierro, zinc, yodo, selenio.

Contiene fibra, ácidos grasos saturados, fitonutrientes y gran cantidad de carbohidratos.

Flambeado, deshidratado, cremas, ensaladas, salsas, arroz, tartas, flanes, mousse, bizcochos, zumos, smoothies.

Related Products