Se caracteriza por la gran cantidad de fitonutrientes que posee como los flavonoides, glucosinolatos, y disulfuranos. Se dice que es uno de los alimentos más importantes en la dieta anticáncer “el superalimento”

Poder antioxidante, elimina toxinas, ácido úrico y radicales libres, y de esta manera limpia la sangre.

Fortalece el sistema inmunológico haciéndonos más fuertes ante cualquier infección.

Propiedades antiinflamatorias.

Cuida de nuestra vista. Retrasa la aparición de enfermedades oculares como las cataratas.

Protector del sistema óseo.

Cuida de nuestra piel y del cabello.

Previene y combate la anemia.

Su contenido en fibra lo hace óptimo para dietas de adelgazamiento por su efecto saciante y favorecedor del tránsito intestinal.

Fuente natural de vitaminas y minerales.

Vitaminas: Rico en vitaminas C y en menor medida B, A y E.

Minerales: Potasio, calcio, magnesio, fósforo, sodio y hierro.

Además contiene agua, fitonutrientes, proteína vegetal, ácidos grasos y carbohidratos.

La mejor opción es comerlo en crudo (zumos, ensaladas, dips), o al vapor para que no pierda las propiedades nutricionales. Otras recomendaciones serían salteado, hervido, en cremas, purés, ensaladas, tortillas, pizzas, empanadas, sopas.

Para evitar el mal olor en la cocción poner en el agua una ramita de apio o rebanada de pan.

Related Products