Poder antioxidante, elimina toxinas, ácido úrico y radicales libres, y de esta manera limpia la sangre.

Fortalece el sistema inmunológico haciéndonos más fuertes ante cualquier infección.

Propiedades antiinflamatorias.

Cuida de nuestra vista. Retrasa la aparición de enfermedades oculares como las cataratas.

Cuida de nuestra piel y del cabello.

Previene y combate la anemia.

Disminuye el riesgo de obesidad. Su contenido en fibra lo hace óptimo para dietas de adelgazamiento por su efecto saciante y favorecedor del tránsito intestinal.

Nos ayuda con el movimiento muscular, el sueño, el aprendizaje y la memoria. También a mantener la estructura de las membranas celulares, a la transmisión de los impulsos nerviosos y a la absorción de la grasa del organismo.

Mejora la salud de los huesos, reduciendo el riesgo de fractura ósea y la osteoporosis.

Disminuye el riesgo de diabetes y enfermedades del corazón.

Fuente natural de vitaminas y minerales.

Vitaminas: C, B y A.

Minerales: potasio, fósforo, sodio, calcio, magnesio, zinc, hierro, yodo, selenio.

Proteína vegetal, gran contenido en agua, carbohidratos, fibra y fitonutrientes.

La mejor opción es comerla en crudo o al vapor para que no pierda las propiedades nutricionales. Otras recomendaciones serían salteada, hervida, en cremas, purés, ensaladas, tortillas, pizzas, empanadas, ceviche, lasaña, sopa, tempura, dips,

Para evitar el mal olor en la cocción poner en el agua una ramita de apio ó rebanada de pan.

La coliflor es un vegetal de la familia de las crucíferas. La mayor parte de la coliflor es agua y posee bajo contenido en hidratos de carbono o grasas. Por ello es un alimento con escaso aporte calórico. Recomendada por nutricionistas para las personas que quieran regular o reducir su peso.

Para evitar el mal olor en la cocción se debe poner en el agua una ramita de apio, rebanada de pan, patata o manzana, así disminuiremos su fuerte aroma.

 

 

Productos relacionados