Acción reguladora intestinal. La piel de la manzana tiene efecto laxante y alivia problemas de estreñimiento. La pulpa rallada en contacto con el oxígeno es astringente y eficaz en el tratamiento de la diarrea.

Morder manzana reduce la formación de placa dental y ayuda a prevenir caries.

Poder antioxidante que protege de los radicales libres y ayuda a reducir el riesgo de algunas enfermedades.

Diurética y depurativa, ideal para la retención de líquidos o insuficiencia renal, eliminar toxinas y para combatir enfermedades reumáticas y gota.

 

Fuente natural de vitaminas y minerales.
Vitaminas: Contenido en vitamina A y vitaminas del grupo B.

Minerales: Potasio, magnesio, calcio, fósforo, hierro.

Contiene agua (85% de su composiciòn), fitonutrientes y flavonoides. Rica en fibra soluble e insoluble.

 

 

Cremas, empanadas, ensaladas, tartas, flanes, bizcochos, muffins, rellenos, zumos, batidos.

 

Productos relacionados