Su color rojo se debe a la presencia de licopeno, con propiedades oxidantes que protegen a las células de la oxidación producida por los radicales libres y que provocan enfermedades cardiovasculares, envejecimiento y cáncer (sobre todo en el de próstata).

Es laxante, ayuda a nuestro sistema digestivo, sobre todo si comemos la piel. La piel y semillas pueden irritar el estómago en personas con dolores de estómago.

Elimina toxinas del cuerpo, si lo consumimos frecuentemente reduce infecciones urinarias y cáncer de vejiga.

Contiene vitamina A, excelente para ayudarnos a mejorar la vista.

Protege el tejido óseo.

Fuente natural de vitaminas y minerales.

Vitaminas: C, A, del grupo B y E.

Minerales: Potasio, calcio, fósforo magnesio, sodio, manganeso, cinc y cobre.

Gran contenido en agua. Más de un 90%.

Fibra vegetal, proteínas vegetales y fitonutrientes.

Zumos, ensaladas, cremas, salsas, sopas, potajes, asado, gazpacho, salmorejo, tomate seco o deshidratado como condimento, tomate frito, kétchup. Para acompañar todo tipo de platos de carne, pescado, pasta, pizzas, verduras.

Es un básico en la cocina.

Seis de los mejores chef de España con estrellas Michelín  lo ofrecen en las cartas de sus restaurantes.

Productos relacionados

Consigue un 5% de descuento en cualquier compra. Código: OCTUBRE5 Descartar