Menu

Una de sus principales propiedades es que se trata de un buen diurético, ayuda a eliminar toxinas, Favorece las funciones hepáticas, protege el hígado, evitando así la retención de líquidos. Su gran aporte en potasio las hace recomendables para bajar el ácido úrico, aliviar la gota, artritis u otros patologías reumáticas.

Ayuda en enfermedades de la piel como eczemas, acné, dermatitis.

Por su aporte en fibra y agua, ayuda a eliminar la celulitis.

La fibra regula el azúcar en sangre y el buen tránsito intestinal.

Su aporte en vitaminas, minerales y fitonutrientes  fortalece nuestro sistema inmune, protegiéndonos de enfermedades.

Por el bajo aporte calórico y la fibra, que da sensación de saciedad, es perfecta para aliviar el apetito, por tanto,  ideal para dietas de adelgazamiento.

Alivia la acidez del estómago, elimina dolores, distensiones y otras dolencias del aparato digestivo.

Estudios recientes indican que gracias a los ácidos cafeico, pantoteico y los flavonoides de la alcachofa, son muy adecuados para prevenir y mejorar algunos tipos de cáncer.

Fuente natural de vitaminas y minerales.

Vitaminas: C, B, A.

Minerales: Potasio, fósforo, calcio, magnesio, sodio, hierro, yodo, selenio, zinc.

Fibra, proteínas, carbohidratos, agua y fitonutrientes.

Hervidas, al vapor, asadas a la plancha, fritas, en zumo. Alcachofas con jamón, rellenas, crema, menestra, puré, tortilla, en ensalada, con una buena vinagreta, con patatas, gratinadas, chips de alcachofa….